Museo de Ciencias Naturales

El restaurado museo de Ciencias Naturales y Oceanográfico de Madryn rescata uno de los primeros edificios de la ciudad como espacio museológico y cultural.

El restaurado Museo de Ciencias Naturales y Oceanográfico reabrió sus puertas en el chalet Pujol, una de las casas más emblemáticas de la ciudad. Situado en una privilegiada esquina desde donde se puede apreciar una hermosa vista panorámica de Puerto Madryn, el edificio fue remodelado con una concepción moderna que, además de preservar su valor arquitectónico, exhibe las diferentes piezas de su patrimonio.

La exposición de reapertura, “El hombre y el mar” muestra las diferentes relaciones que han establecido y establecen los hombres con este particular entorno ecológico y que es representativo de todas las localidades que conforman la comarca de la Península Valdés.
Las diferentes salas comprenden desde la historia de Madryn, con especial atención a la inmigración galesa, hasta la gran diversidad ecológica de la geografía de Chubut.

Así, se puede conocer en la sala de los galeses la integración que realizaron estos colonos con las poblaciones nativas de la región.

Por otra parte, un recorrido por las salas de peces, invertebrados, mamíferos marinos, aves y
cetáceos da cuenta de cómo es el litoral marítimo que delimita la margen este de la ciudad. Este entorno natural brinda valiosos recursos que la región explota en lo productivo, a través de la pesca, y en lo turístico, con las prácticas de buceo y observación de fauna, principalmente.

Por último, las salas destinadas a la geología y la botánica permiten tener un completo panorama de la estepa y la costa patagónica.

El Palacio de los Pujol

Conocido como el “Castillo de Madryn”, el palacio Pujol fue construido en 1917 por los pioneros Agustín Pujol y Anita Howel. El español Pujol llegó a las costas de Chubut en 1883 y se estableció como comerciante y abastecedor de la zona, donde realizó también una importante tarea comunitaria al construir caminos entre los incipientes caseríos que eran entonces Telsen y Madryn.

Con un marcado estilo neoclásico, se destaca la escalera con los escalones de piedra tallados y las tornapuntas que unen el techo con el muro.

En 1971, la casa de los Pujol pasó a manos del gobierno provincial para convertirse en museo y luego ser declarado patrimonio cultural de la provincia.
En la actualidad, todavía se pueden divisar desde su torre los barcos que ingresan al golfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *